EL CASO DEL FISCAL CHIRIBOGA O ¿QUIÉN LE PONE EL CASCABEL AL GATO? Por Mónica Mancero Acosta